¿Es cuestión de fanatismo?

Sep 30

¿Es cuestión de fanatismo?

El cristianismo, al resaltar los valores que sustentan la ética, no impone, sino que propone la invitación de Cristo a conocer la verdad que hace libres. El creyente está llamado a ofrecerla a sus contemporáneos, como lo hizo el Señor, incluso ante el sombrío presagio del rechazo y de la cruz. El encuentro personal con quien es la verdad en persona nos impulsa a compartir este tesoro con los demás, especialmente con el testimonio. Queridos amigos, no vacilen en seguir a Jesucristo. En él hallamos la verdad sobre Dios y sobre el hombre. Él nos ayuda a derrotar nuestros egoísmos, a salir de nuestras ambiciones y a vencer lo que nos oprime...Benedicto XVI, 28 de marzo de 2012.

Read More

Atención a todos los hijos por igual: Algunas Actitudes Humanistas en la Familia – Parte VI

Sep 29

Atención a todos los hijos por igual: Algunas Actitudes Humanistas en la Familia – Parte VI

Así como los hijos, en confrontación con sus compañeros escolares descubren su identidad a través de la diferencia, así también los padres en confrontación con otros matrimonios descubren la esencia de su vínculo en contraste con la esencia de otros vínculos. Para todo ser humano lo que ocurre con otro ser humano es siempre un espejo de sí mismo, siempre y cuando el otro ser humano posea la misma jerarquía de valores que la propia.

Read More

Comunicación, Comunicación de afecto, Interacción de la pareja y atención a los hijos: Algunas Actitudes Humanistas en la Familia – Parte V

Sep 28

Comunicación, Comunicación de afecto,  Interacción de la pareja y atención a los hijos: Algunas Actitudes Humanistas en la Familia – Parte V

Los padres realmente unidos son invariablemente buenos padres. La razón de ello se puede advertir en términos "estructurales", por así decirlo: Si se construye sobre bases firmes (y la base es el matrimonio) los niveles superiores (los hijos) será igualmente firmes. Siempre, claro está, que se tenga cierto sentido, cierta "ciencia" de lo que es el matrimonio. De lo contrario sucede con en las paradojas que ya Platón ilustraba en su República: la incapacidad de los padres honestos para educar hijos honestos. En tales casos hay secretas fracturas, conocimientos deficientes, debilidades de carácter que alimentan como leña al fuego la rebeldía de los hijos. Y por otra parte, como quiere Dominian: "En la esfera de los hijos también influye la madurez de la pareja. Los padres (sobre todo las madres) tienden a anteponer las necesidades de los niños a las suyas propias. Hasta cierto punto es así como debe ser, pero los padres siguen teniendo sus necesidades y éstas no deben ser ignoradas" (Dominian: 1996, p. 133).

Read More

Delicadeza, Disciplina y Responsabilidad: Algunas Actitudes Humanistas en la Familia – Parte IV

Sep 27

Delicadeza, Disciplina y Responsabilidad: Algunas Actitudes Humanistas en la Familia – Parte IV

En la vida familiar, ¡qué duda cabe! la delicadeza es la diferencia entre concordia y discordia. Es la delicadeza la flor más esperada por la esposa cuando su marido regresa del trabajo, acaso demasiado horadado en su ánimo por la aspereza del trabajo. Es la delicadeza lo que los hijos esperan del padre como premio al deber cumplido. Pero no son los hombres delicados sino los recios de ánimo quienes están en posición de procurarla. Como los trabajos de artesanía la delicadeza no se distingue por su amplitud sino por su discreción. Y acaso nada hay más difícil en este vida que ser discreto (medido o moderado) en afectos, en amores y odios (¡hay que odiar los vicios con delicadeza para no practicar la intolerancia!).

Read More

Serenidad, Persistencia y Autocontrol: Algunas Actitudes Humanistas en la Familia – Parte III

Sep 26

Serenidad, Persistencia y Autocontrol: Algunas Actitudes Humanistas en la Familia – Parte III

Es evidente que la serenidad implica el desarrollo de un conjunto de virtudes que la hacen posible: la prudencia, la moderación, la economía de medios, la temperancia y, sobre todo, la administración generosa de los bienes personales (la avaricia turba profundamente al ánimo).

Read More